domingo, 24 de enero de 2010

MARTA

Hoy se cumple un año de la desaparición de Marta del Castillo sin que se sepa aún donde está su cuerpo. Su abuelo dijo estas palabras: "Este año ha sido una cadena perpetua para toda la familia".
Pero los canallas que tenían que estar en cadena perpetua se encuentran en la calle disfrutando de la libertad y el que continúa en prisión preventiva se queda tan fresco dedicándose a ligar.
Me parece muy bien ese dicho de que "nadie es culpable hasta que se demuestre lo contrario", no obstante hay evidencias suficientes en este caso que indican que estos individuos si lo son.
¿Qué está sucediendo con la justicia en este país?.
Hablan de libertades con la constitución en la mano para ciertas cosas, mientras que para otras se saltan dicha Constitución por donde les conviene. Estamos en un tira y afloja que no sabemos donde nos lleva ya que por esa regla de tres, al final, son culpables los inocentes e inocentes los culpables. Si la policía tiene las manos atadas para hacerles hablar, y como dicen los entendidos "sin cuerpo no hay delito", no es de extrañar en que ciertos casos alguien se quiera tomar la justicia por su mano. Pero cosas de la vida, seguro que éste último si es condenado.

Aunque tus padres no descansarán hasta que te encuentren, donde quiera que estés, Marta, descansa en paz.
 


Cultivo una rosa blanca
en junio como en enero
para el amigo sincero
que me da su mano franca.

Y para el cruel que me arranca
el corazón con que vivo,
cardo ni ortiga cultivo;
cultivo una rosa blanca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El respeto es la base del entendimiento entre los seres humanos.